Mejorar la calidad del aire que se respira contribuyendo así a una mejor SALUD y reducción de síntomas de alergias, sinusitis, gripes entre clientes y empleados, obteniendo así un mayor rendimiento en el trabajo y menor absentismo laboral.

Reduce frecuencias de limpieza, pintura y reparaciones de equipos de oficina, ya que se remueven kilos de polvo de los ductos, y este al salir no solo mancha paredes, techos y alfombras, sino que ensucia y deteriora el mobiliario y además daña los sistemas de computación.

Según estudios, al eliminar el polvo de los ductos, la eficiencia de su sistema aumenta de un 10% a un 20%, lo que permite más capacidad de enfriamiento y un ahorro en el costo de energía.

- Mayor duración de los equipos de aire acondicionado.

- Menos averías en los equipos de oficina e informática.